Finanzas personales. Claves a tener en cuenta para empezar a ahorrar

En cuestiones de finanzas personales solemos ser nuestros peores enemigos. Aunque no nos demos cuenta, el boicot empieza por casa. Richard Thaler, premio Nobel de Economía (2017), lo puso hace tiempo en blanco sobre negro: nuestro cerebro nos hace trampas y nos lleva a tomar decisiones financieras sobre la base de lo que es más fácil y no de lo que es más adecuado.

«Ahorrar es sufrir un poco, dado que es resignar consumo y disfrute actual para, eventualmente, hacerlo en el futuro. Y en esta sociedad de consumo en que ‘el hoy’ es lo único que importa y el bombardeo comercial es multicanal (teléfono, redes sociales, televisión, etc.) y constante, ahorrar se vuelve una tarea titánica«, postula de entrada Gabriel Chaufan, presidente de BBVA Seguros y profesor de la facultad de Ciencias Empresariales y del programa de Finanzas Personales del IAE Business School de la Universidad Austral.

«Por eso -avanza Chaufan- lo recomendable es fijar objetivos, anhelos, sueños que sean el motor para ese sufrimiento necesario para ahorrar. Si cuando estoy por gastar en algo innecesario, me imagino en alguno de mis sueños, como un auto nuevo, un viaje, el casamiento de mis hijos, le pongo forma, color, emoción, y de esa forma el ahorro se convierte en una acción mucho más natural y deseable».

Thaler -pionero en el campo de la economía conductual- habla de los «nudges» o pequeños empujones que impulsan a los individuos a tomar decisiones más correctas. Y, en ese sentido, ponerle una etiqueta a ese dinero que se separa actúa como un «empujón», un motorizador.

«Ahorrar por objetivos permite mejorar la contabilidad mental, como postula Richard Thaler. Organizar los ahorros y sentir una motivación extra por alcanzarlos. Ponerle un nombre, fecha y monto nos hace visualizar algo que queremos alcanzar», apunta Alan Mac Carthy, cofundador y COO de Front.

«Lo que hacemos desde Front es ayudar a nuestros usuarios a invertir sobre la base de sus objetivos», define. Front es una plataforma que conecta a sus usuarios con distintos fondos de inversión, con FCI para distintos perfiles de riesgos y de diferentes gestoras, entre las que figuran SBS, Fondos Fima y Delta Asset Management. «Ahorrar en una misma cuenta tiene muchas desventajas porque no te ‘duele’ tanto sacar dinero de ahí en cualquier momento. En cambio, si, por ejemplo, tenés una cuenta para ahorrar para vacaciones, es poco probable que saques plata de ahí para comprarte un café».

En Banza, también pusieron proa hacia la idea de facilitar el ahorro por metas. «Estamos próximos a lanzar lo que denominamos Módulo Ahorro, lo cual les permitirá a nuestros usuarios establecer una meta, un sueño, indicar el monto y cuál es la fecha en la que quiere alcanzar ese objetivo», dice Pablo Juanes Roig, CEO y cofundador de Banza, empresa que es miembro de la Cámara Argentina de Fintech.

«Con esa información elaboraremos un plan de cuotas o una proyección de ingresos en función con una cartera recomendada de fondos comunes de inversión (FCI) elaborada por un equipo de especialistas, lo cual les permitirá a los usuarios alcanzar sus sueños de una manera más rápida, combinando capital propio más intereses generados propios del devengamiento de sus inversiones en esas carteras», dice el ejecutivo de Banza, que es la plataforma de inversiones de la gestora AdCap, y agrega que «también será posible simular ese ahorro en función de la cartera armada a medida de su perfil de inversor y poder proyectar cómo sería su plan de ahorros».

Tomas Chedrese, asesor Financiero de FIRST Mariva, el área de negocios de banca privada de Grupo Mariva, destaca que «al momento de invertir, uno debe tener en claro cuál es su principal objetivo de inversión». «Si bien una persona puede tener varios objetivos, estos no deben verse como si se tratara de compartimentos estancos. Deben analizarse de forma conjunta, ya que no hacerlo seguramente lleve a un inversor a tener portafolios poco diversificados y rendimientos esperados subóptimos», agrega.

Los más perseguidos

 

En cuanto a objetivos, en la Argentina, son los de corto plazo los que ganan en adeptos. Esto se da en parte porque nuestro pasado nos condena, porque los contratos suelen romperse y porque la inestabilidad de la moneda nos lleva más a consumir.

De acuerdo con un relevamiento que realizó Front entre sus usuarios, el 43% tienen como objetivo de ahorro «viajar»; el 21%, «mudarse», y el 14%, cambiar o comprar «auto/moto». «Obviamente es mucho más placentero ahorrar para las vacaciones que para la eventualidad de que tengamos una contingencia o para nuestra vejez, pero todos los objetivos de ahorro son importantes y la clave está en lograr un equilibrio entre los objetivos ‘disfrutables’ y los ‘necesarios'», remarca Chaufan.

«En Front los usuarios ahorran sobre la base de sus objetivos de ahorro. Por ejemplo, si están ahorrando para mudarse, ellos nos indican la fecha y el monto que quieren alcanzar y nuestra plataforma les recomienda cuánto ahorrar por mes. A su vez, les permite invertir esos ahorros de manera simple para protegerlos de la inflación».

Cuando el deber llama a la puerta del ahorro, dos objetivos que no deberían faltar son ahorro para contingencias o emergencias y ahorro para el retiro. «Una de las cuestiones que en un país como la Argentina no pueden obviarse es la vida poslaboral, etapa en que el gasto suele supera al ingreso por jubilación. Las personas deben tomar decisiones hoy pensando no solo en el corto plazo, sino también en el largo plazo y en su vida poslaboral», advierte Chedrese, de FIRST Mariva.

Y en ese sentido la pandemia prendió una alarma entre quienes tienen excedente. «Notamos que más gente le está dando importancia a contar con algún fondo de emergencia ahorrado. De hecho, esa categoría aumentó más del 30%, pero sigue siendo baja sobre el total», dice Mac Carthy de Front.

«Dado que todos estamos expuestos a diversas emergencias, ya sea de salud, de algún problema en casa que requiera un arreglo costoso, lo mismo del auto. La inversión del ahorro para emergencias debería ser sumamente conservadora y líquida», recomienda Chaufan.

Mejor en automático

Las plataformas que promueven el ahorro por objetivos, lo mismo que, por ejemplo, los seguros de vida o de retiro con capitalización, en los que los pagos son por débitos automáticos en cuenta, son excelentes herramientas para evitar caer en nuestras «propias trampas» mentales.

Una vez que el dinero pasó de la caja de ahorro a, por ejemplo, la cuenta de inversión o un FCI, difícilmente caigamos en la tentación de echar mano para un gasto irracional.

Según las recomendaciones de Thaler, y de la mayoría de los asesores financieros, lo ideal es automatizar el ahorro. El premio Nobel también habla en su libro Nudges de que los estados y también las empresas pueden incentivar o «empujar» a las personas a tomar mejores decisiones financieras. Cómo? Un ejemplo podría ser con incentivos fiscales para el ahorro a largo plazo, o las empresas promoviendo planes de retiro entre sus empleados a los que ambas partes (empleador/empleado) aportarán en forma conjunta, en un esfuerzo compartido. LINK

Por: Mónica Fernandez
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email